Pintura para madera:

Hoy en día hay una gran variedad de pinturas para madera que nos permiten cambiar el “Look” de los muebles, sillas, mesas y en definitiva todo aquello del hogar hecho de madera, pero, como sabrás, hay muchos tipos distintos de pintura para conseguir acabados diferentes. Mira estos ejemplos:

¿No sabes qué diferencia hay entre cada una y te cuesta decidirte? ¡Tranquilo! Hoy estoy yo aquí para explicarte los diferentes tipos y donde usar cada uno.

Tipos de pintura para madera:

Algunas veces el tipo de pintura es lo que se tiene menos en cuenta aunque adivina que, puede ser un error que se paga caro ya que a priori aunque no lo parezca, afecta a la apariencia, el tacto y la resistencia.  ¿De que tipo quieres saber más?

  1. Pintura para interior y exterior
  2. Lasures
  3. Esmaltes o Lacas
  4. Chalk Paint
  5. Plásticas

1. Pintura para madera en interior y exterior:

Algunas veces el tipo de pintura es lo que se tiene menos en cuenta aunque adivina que, puede ser un error que se paga caro ya que a priori aunque no lo parezca, afecta a la apariencia, el tacto y la resistencia.

Es muy importante que pienses si la madera que vas a pintar es de interior o exterior ya que si dejas cualquier madera fuera de un recinto cerrado, la dejas a merced del sol, la lluvia, pájaros y muchos más factores que la irán desgastando.


Mi recomendación para pintura para madera de interiores es la Jafep (por su relación calidad precio) y también te dejo aquí una que sirve tanto para exteriores como para interiores! También puedes aplicar un barniz para proteger la madera en exteriores.

2. Lasures:

Son una opción muy interesante para mantener el aspecto original y natural de la madera ya que no son como las pinturas anteriores que forman una capa encima. Los lasures penetran la madera, por lo que respeta la humedad propia de cada tipo de madera y además sirve como protector.

En más de 15 colores disponibles y económica.

Recomendable para respetar la madera de los muebles.

Perfecto para maderas con mucha exposición al sol.

3. Esmaltes o Lacas:

Son la mejor opción si lo que buscas es un acabado brillante y liso que además se mantenga en el tiempo. Son pinturas muy resistentes por lo que aguantan bastante bien los golpes que se puedan llevar. Te recomiendo este esmalte acrílico blanco

En más de 30 colores disponibles.

Satinado y en color blanco.

La puedes encontrar en más de 20 colores

4. Chalk Paint:

La pintura Chalk Paint o también llamada Chalky Look se caracterizan por su acabado mate. Su aspecto y tacto, como te puedes esperar por su nombre es similar al de la tiza, es decir, es rugoso y áspero. Es la opción que más me gusta por lo que te dejo aquí estas opciones que podéis comprar en Amazon con oferta:

La pintura de tiza en acabado mate es perfecta para paredes y muebles y esta disponible en 14 colores distintos.

La pintura para muebles es perfecta para dar un acabado envejecido, ya que respeta el carácter natural de la madera.

Pintura de interior al agua con efecto tiza de acabado ultra-mate, fino al tacto y muy fácil de usar.

5. Plásticas:

Hemos visto ya dos tipos casi opuestos de pintura (Chalk Paint vs Esmaltes). Pues bien las plásticas son el punto intermedio entre estas dos. Su aspecto es liso aunque no son realmente así al tacto. Pueden ser mates, satinadas o brillantes (sin llegar a serlo tanto como los esmaltes).

Pintura según el acabado de la madera:

En esta característica hay opciones limitadas: Puede ser mate (sin brillo), satinado o brillante; ¿Pero cuales son las ventajas de cada uno más allá de su estética? Los brillantes suelen ser más lisos lo que hace que sean más fáciles de limpiar, ideal para todas aquellas superficies que estén expuestas a mucha suciedad, como mesas. Además también son más resistentes al desgaste.

El mate, al ser su opuesto, es más poroso, más difícil de limpiar y resiste menos el trato aunque hay que tener en cuenta que suele estar más de moda. Mi favorito es el satinado (como este) al ser un intermedio.

Pintura según el color de la madera:

En esta característica hay opciones limitadas: Puede ser mate (sin brillo), satinado o brillante; ¿Pero cuales son las ventajas de cada uno más allá de su estética? Los brillantes suelen ser más lisos lo que hace que sean más fáciles de limpiar, ideal para todas aquellas superficies que estén expuestas a mucha suciedad, como mesas. Además también son más resistentes al desgaste.

El mate, al ser su opuesto, es más poroso, más difícil de limpiar y resiste menos el trato aunque hay que tener en cuenta que suele estar más de moda. Mi favorito es el satinado (como este) al ser un intermedio.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¡Valora 5 estrellas si te ha sido útil!

Vuelve al inicio